Recuperación pos-COVID-19: una coyuntura más compleja

Conforme dejamos atrás la conmoción de la COVID-19, prevemos que los acontecimientos de mercado acabarán revistiendo una mayor complejidad. En las próximas semanas, la parte más sencilla de la recuperación pos-COVID-19 habrá terminado y, para entonces, la deuda corporativa y la renta variable se habrán encarecido considerablemente. A medida que nos adentramos en la siguiente fase, sugerimos incorporar soluciones flexibles para reasignar el capital con rapidez por medio de un gestor de carteras o de una solución automatizada. No obstante, existen dos temáticas a largo plazo que mantienen su vigencia: en primer lugar, la expansión a la región Asia-Pacífico procedente de la recuperación económica en China y, en segundo lugar, la temática de los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG), que se está convirtiendo cada vez más en una prioridad fundamental para los inversores, tanto para los jóvenes como para los más veteranos.

La emergencia de dos tendencias
La COVID-19 supuso un auténtico mazazo para la economía mundial. En efecto, la oferta y la demanda acusaron perturbaciones que rara vez hemos observado en más de un siglo. Las medidas adoptadas por las autoridades en términos de sanidad, el apoyo a los trabajadores y empresas y la marcada relajación de la política monetaria han contribuido a mitigar esta crisis y a iniciar la recuperación. En la actualidad, nos hallamos inmersos en lo que muchos esperan que sea una recuperación en forma de U que, de acuerdo con los datos publicados recientemente, podría resultar ligeramente más rápida en Estados Unidos. La pregunta que surge a raíz de esta situación es si las autoridades han logrado estabilizar las expectativas de crecimiento a largo plazo que rigen el comportamiento de muchos inversores tanto a corto como a largo plazo. A excepción de Italia, las iniciativas gubernamentales parecen estar saldándose con resultados bastante satisfactorios, lo que perfila un panorama futuro alentador. En consecuencia, la deuda corporativa y la renta variable se han revalorizado, y el índice S&P 500 se sitúa cerca de sus máximos históricos. Sin embargo, la coyuntura futura revestirá una mayor complejidad.

Prevemos que el repunte meteórico de la renta variable continuará, impulsado por la relajación monetaria sumamente contundente implementada por los bancos centrales, las expansiones presupuestarias (lo que incluye un segundo paquete en Estados Unidos) y la continuación de la reapertura de la economía mundial con algunos contratiempos temporales. Una manera de posicionarse de cara a esta coyuntura consiste en recurrir a los fondos climáticos, que suelen centrarse en títulos de crecimiento de segundo nivel. En la fase final de la recuperación, los títulos de crecimiento y calidad probablemente registren una rentabilidad superior frente a los de valor y los cíclicos, cuyo valor se determina con mayor fiabilidad mediante parámetros de valoración a corto plazo, como el PER adelantado. Ello sugiere la existencia de un sesgo hacia los títulos de crecimiento y calidad y, a la luz del aumento de la concentración del riesgo, sugerimos incrementar el recurso a estrategias que puedan adaptarse con facilidad a las diferentes coyunturas de mercado por medio de programas automatizados o de gestores de carteras.

De cara al futuro, debemos tener en cuenta la aparición de dos temáticas a largo plazo. La recuperación de la economía china debería producirse antes que la de otros países y extenderse al resto de Asia en un horizonte de uno a tres meses. A este respecto, nos centramos en el auge de la clase media del país y en su rico e innovador sector tecnológico, que abarca desde empresas de motores de búsqueda hasta fabricantes de microchips. Podemos sacar partido de esta temática a través de la renta fija o la renta variable emergente. En el plano de la renta fija, los diferenciales se han ajustado considerablemente, pero seguimos observando oportunidades idiosincrásicas aptas para ser objeto de un análisis bottom-up, y existen grandes probabilidades de que la Fed controle la curva de tipos (en torno a un 40%) y que mantenga tipos de interés negativos (aproximadamente un 60%, aunque el mercado no descuenta ninguna de estas medidas). La aplicación de una política de este tipo por parte de la Fed beneficiaría a la deuda emergente denominada en divisa local y en divisa fuerte en países que guardan una estrecha vinculación con el dólar. En nuestra opinión, la renta fija y la renta variable emergente mantienen un atractivo considerable como inversiones a largo plazo.

La segunda temática a largo plazo, la inversión según criterios ASG seguramente adquirirá un mayor peso, dado que las crisis suelen llevar aparejados grandes cambios y un mayor número de inversores está tomando conciencia de la urgencia de actuar para mitigar el cambio climático. El statu quo está siendo objeto de un rechazo cada vez mayor y los cambios culturales derivados de ello dictarán el rumbo de los flujos de inversión y los precios. La ventaja de los criterios ASG es que, por lo general, reducen los riesgos de caída, dado que las empresas que se adhieren a ellos suelen estar mejor gestionadas. Además, la calidad se traduce a menudo en rentabilidad.

Consecuencias
A modo de conclusión, podemos afirmar que la última fase de la recuperación pos-COVID-19 brindará oportunidades considerables durante los próximos dos meses. Más allá de este horizonte, la coyuntura seguramente cobrará un cariz más complejo y abarcará desde las soluciones gestionadas y automatizadas hasta el auge de China y de los criterios ASG. Nuestras perspectivas y nuestra gestión del riesgo nos definen y constituyen con dos factores que, con toda probabilidad, serán importantes en adelante.

Nota: Esta es una vista macro NAM, no la vista oficial de Nordea.

Acerca de Nordea Asset Management
Nordea Asset Management (con activos bajo gestión de 204.000 millones EUR*), es parte del Grupo Nordea, el grupo de servicios financieros más grande del norte de Europa (con activos bajo gestión de 280.000 millones EUR*). La compañía ofrece una selecta gama de fondos de inversión a nivel europeo y global y brinda sus servicios a numerosos clientes y distribuidores tales como bancos, gestoras de activos, asesores financieros independientes y empresas de seguros.

Nordea Asset Management está presente físicamente en Bonn, Bruselas, Copenhagen, Frankfurt, Helsinki, Londres, Luxemburgo, Madrid, Milán, Nueva York, Oslo, París, Santiago de Chile, Singapur, Estocolmo, Viena y Zurich. La presencia local de Nordea intenta garantizar el acceso y la mejor calidad de servicio a los clientes.

El éxito de Nordea se basa en un enfoque “multi-boutique” sostenible y único que combina la especialización y experiencia de las boutiques internas con las exclusivas competencias de las boutiques externas. Esto nos permite añadir valor de manera estable, para el beneficio de nuestros clientes. Nuestras soluciones cubren todo tipo de clases de activos (renta fija, renta variable y multi-activos) y gestionan productos en clases de activos nórdicas, europeas, estadounidenses y emergentes.

*Fuente: Nordea Investment Funds, S.A., 31.03.2020

Nordea Asset Management es el nombre funcional del negocio de gestión de activos que llevan a cabo las entidades jurídicas, Nordea Investment Funds S.A. y Nordea Investment Management AB (“Entidades Legales”) y sus sucursales, filiales y oficina de representación. El presente documento está destinado a proporcionar información sobre las capacidades específicas de Nordea. El presente documento (cualquier opinión u opiniones expresadas) no representa asesoramiento de inversión, y no constituye una recomendación para invertir en cualquier producto financiero, estructura o instrumento de inversión ni para formalizar o liquidar cualquier transacción ni participar en alguna estrategia de negociación en particular. Este documento no es una oferta de compra o venta, ni una solicitud de una oferta para comprar o vender ningún valor o instrumento o participar en cualquier estrategia comercial. Dicha oferta solo podrá efectuarse mediante un memorándum de oferta o cualquier otro acuerdo contractual similar. Por consiguiente, la información contenida en el presente documento será sustituida en su integridad por dicho memorándum de oferta o acuerdo contractual en su forma definitiva. Así pues, toda decisión de inversión deberá fundamentarse en exclusiva en los documentos jurídicos definitivos, entre otros, y si procediese, el memorándum de oferta, el acuerdo contractual, cualesquiera folletos pertinentes y el último Documento de Datos Fundamentales para el inversor (cuando sea aplicable) relativo a la inversión. La adecuación de una inversión o estrategia dependerá de la situación y los objetivos completos de un inversor. Nordea Investment Management recomienda a los inversores que evalúen de manera independiente las inversiones y estrategias particulares, animándoles también a la búsqueda de asesoramiento de asesores financieros independientes cuando el inversor lo considere relevante. Cualquier producto, valores, instrumentos o estrategias discutidos en este documento pueden no ser adecuados para todos los inversores. Este documento contiene información procedente de diversas fuentes. Si bien la información incluida en el presente documento se considera correcta, no se puede realizar manifestación ni ofrecer garantía alguna sobre la exactitud o integridad de dicha información, y los inversores deberán recurrir a otras fuentes para tomar una decisión de inversión bien fundada. Los futuros inversores y contrapartes deberán analizar con sus asesores profesionales fiscales, jurídicos, contables o de cualquier otro tipo los posibles efectos de cualquier inversión que pudiesen realizar, por ejemplo, los posibles riesgos y beneficios de dicha inversión. Asimismo, los futuros inversores o contrapartes deberán entender plenamente la potencial inversión, así como cerciorarse de que han realizado una evaluación independiente sobre la conveniencia de dicha inversión potencial basada únicamente en sus propios propósitos y metas. Las operaciones relacionadas con instrumentos derivados y divisas pueden estar sujetas a importantes fluctuaciones que podrían repercutir en el valor de la inversión. Las inversiones en mercados emergentes conllevan mayor riesgo. El valor de la inversión puede fluctuar significativamente y no está garantizada. Las inversiones en instrumentos de capital y de deuda emitidos por bancos corren el riesgo de estar sujetas al mecanismo de bail-in, como previsto por la Directiva Europea 2014/59/UE (lo que significa que los instrumentos de capital y de deuda podrían ser amortizados, asegurando pérdidas apropiadas por los acreedores no-garantizados de la entidad). Asset Management ha decidido asumir los costes de análisis externo, lo que implica que dichos costes pasarán a estar cubiertos por las comisiones ya existentes (Comisiones de Gestión y/o Administración). Documento publicado y creado por las Entidades Legales adheridas a Nordea Asset Management. Las Entidades Legales están debidamente licenciadas y supervisadas por la Autoridad de Supervisión Financiera en Suecia, Finlandia y Luxemburgo respectivamente. Las sucursales, filiales y oficina de representaciónde las Entidades Legales están debidamente licenciadas y reguladas por la autoridad de supervisión financiera local de su respectivo país de domiciliación. Fuente (salvo indicación diversa): Nordea Investment Funds, S.A. A menos que se indique lo contrario, todas las opiniones expresadas son aquellas de las Entidades Legales adheridas a Nordea Asset Management y cualquiera de las sucursales, filiales y empresas afiliadas de las Entidades Legales. Este documento no podrá copiarse ni distribuirse sin consentimiento previo. Las referencias a compañías u otras inversiones mencionadas en este documento no deberían interpretarse como recomendación de compra o venta dirigida al inversor, si bien se incluye con fines ilustrativos. El nivel de beneficios y cargas fiscales depende de las circunstancias de cada individuo y puede cambiar en el futuro.

Follow our latest posts